Congelación y descongelación de la carne

CONGELACIÓN

  • El proceso de congelación de la carne cruda debe hacerse lo más rápido posible para evitar la formación de cristales de hielo.
  • Congelar los alimentos envueltos en film o dentro de los recipientes adecuados. De lo contrario, corremos el riesgo de que pierdan agua, absorban malos olores, se resequen o se quemen.
  • Congelar la carne en paquetes o porciones pequeñas: cuando congelamos piezas muy grandes, el centro del producto tarda más en congelarse y va perdiendo calidad. Además, se pueden formar cristales de hielo en el alimento que, al descongelarlo, rompen sus estructuras y estropean sus características.
  • Separarla grasa visible de las piezas:  el congelado no detiene el enranciado de las grasas y podría estropearla.
  • Congelar la carne cocinada o los guisos con carne en recipientes de plástico o cristal herméticos: deberíamos esperar a que estén completamente fríos antes de meterlos en el congelador.

Es importante marcar bien el contenido y las fechas de congelado de cada paquete. Del mismo modo, intentar mantener un orden en el almacenamiento. Así evitaremos tener que desechar la carne que haya podido quedar escondida y no esté en las mejores condiciones al momento de utilizarla.

DESCONGELACIÓN

La descongelación de la carne debe realizar de manera lenta para que esta sea uniforme, tanto si son crudas como cocinadas. Después de sacar del congelador, debe introducirse en la nevera; de esta manera, se evita la exudación que se llevaría parte del sabor y los nutrientes de la carne. La carne que ya se haya descongelado debe cocinarse inmediatamente para evitar que se empiece a deteriorar.

 

 

 

Fuente: https://www.consumer.es/seguridad-alimentaria/como-conservar-la-carne-en-casa.html
https://mejorconsalud.com/carnes-congeladas-tiempo-guardadas/
Congelación y descongelación de la carne

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba